Ir al contenido principal

EL MINISTERIO SE NIEGA A DAR INFORMACIÓN SOBRE VACUNAS... Y PRESENTA DEMANDA


Esto no lo publicarán en los medios que dicen proteger a los pacientes. 

El Ministerio de Sanidad Demanda al Consejo de Transparencia y al Letrado Luis de Miguel y solicita medida cautelar para impedir el cumplimiento de la resolución del Consejo por la que se obligaba a la entrega de documentación completa sobre las vacunas que se venden y administran en España, todo ello por que dice que con ello "no perjudica los intereses de terceros".
De esta manera no solo se opone a cumplir una resolución firme sino que además impide que la información necesaria llegue a los padres antes de la decisión de vacunar y en un contexto de coacciones y amenazas a pacientes para obligarles a una vacunación para la que el Ministerio se niega a informar.
De nuevo, como pasó con la petición de información sobre medicación psiquiátrica, el Ministerio se pone de parte de la Industria Farmacéutica y ayuda a ocultar datos y proteger sus intereses económicos

De esto no hablarán biólogos, monólogos e informáticos preocupados por los pacientes.


El problema no es la ignorancia o el miedo de los padres
Tampoco son un problema los los “grupos organizados” de “antivacunas”.
Mucho menos lo son las pseudoterapias o pseudomedicinas.

El Problema es que el Ministerio está dirigido por sinvergüenzas dispuestos a cualquier cosa con tal de proteger sus intereses personales, incluido el abuso de propaganda, la ocultación de datos y el silenciamiento de perjudicados y muertos por vacunas.

Incluso si esos intereses personales ponen en riesgo la vida de los ciudadanos. La vida de niños.

La Industria Farmacéutica reconoce una reacción adversa grave /muerte, por cada 10.000 vacunas, y eso significa que en España cada año 790 niños son gravemente perjudicados por las vacunas, sus adyuvantes, sus excipientes o sus contaminantes, y la Ministra no puede insultar a los ciudadanos ocultando la verdad o fabricando epidemias y peligros, donde no los hay.

Y CONTESTAMOS


Luis de Miguel Ortega

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacunas eficaces y seguras

El Ministerio de Sanidad ha reconocido oficialmente que  no tiene constancia de grupos antivacunas ni tiene ningún registro o control de grupos antivacunas en España. Resulta patente que cuando funcionarios y periodistas se refieren a antivacunas lo hacen como insulto, desprecio o escarnio y no como reflejo de una realidad.
De hecho, los críticos y auténticamente escépticos de las vacunas, no son antivacunas sino personas preocupadas por su seguridad. Algunas personas denominadas antivacunas han visto a un hijo, familiar o conocido sufrir autismo, daños neurológicos, enfermedades autoinmunes o alergias inmediatamente después de una tanda de vacunas... y es normal que se planteen preguntas y que surjan miedos.
Yo sí soy antivacunas. Como jurista porque no se garantiza la mínima información necesaria para alcanzar un consentimiento válido y como enfermero, porque junto con las vacunas se inyectan sustancias que en ningún caso deberían inyectarse bajo ninguna circunstancia. Durante años…

EL PSEUDOPERIODISMO

Preocupados por la manipulación de los medios de comunicación y la corrupción en la divulgación científica.
DERECHO A LA INFORMACIÓN La Constitución Española establece ensu artículo 20, el derecho a la libertad de expresión y la libertad de información. En cuanto a la libertad de información, se trata de un derecho de doble dirección pues se protege tanto la función de los informadores, como el derecho de los ciudadanos a recibir información de calidad. Por información de calidad se entiende la veracidad de lo expuesto así como la probidad -ausencia de fraude o simulación-. Se trata en definitiva de evitar que se muestre como periodismo lo que es una consigna comercial o mera propaganda política y sobretodo que la información expuesta lo sea después de un ejercicio de comprobación diligente. Es por tanto ineludible pensar que la información vertida en los medios de comunicación que no cumpla con estas premisas de veracidad y probidad, no pueden contar con la protección constitucional d…